Memoria e identidad: Arterias Urbanas invade la Chiquitania

Captura de pantalla 2019-04-28 a la(s) 8.54.25 a.m..png

El colectivo ARTErias Urbanas no se detiene, eso lo ha demostrado durante los últimos dos años con el impulso de varias actividades culturales donde destaca su proyecto estrella, “El Contenedor” que revolucionó las miradas en cuanto a la toma del espacio público en Santa Cruz y ahora se expande hacia los pueblos cruceños.

“Me interesa el proyecto de fotografía y sonido porque en lo que estudio me sirve mucho para ofrecer mis productos de otra manera, difundiéndolos con estas plataformas en Redes Sociales o así, desde estas maneras, por eso me interesa también saber editar bien video”, dice Lisbeth Doffigny Vaca.

Junto a Doffigny, que es de Roboré, tiene 20 años y estudia gastronomía, se encuentran otros nueve jóvenes oriundos de la Chiquitanía como Mariela Santander, Alex Moreno, Jorge Gutierréz, Ronald Boituré, Jorge Valenzuela, Danitza Nigoevic, Isabel Taceó, Avismael Quevedo, Angelica Churupá y Yilda Castro, quienes vivieron la experiencia de viajar por cuatro pueblos con la misión de realizar una cartografía de su patrimonio inmaterial.

“Nunca participé en algo así, estoy satisfecha con el proyecto. Sería bonito ir con esto a otros pueblos, quién sabe, a otras ciudades, y hacer revivir el patrimonio. En mi pueblo hay harto por explotar, pero veo que a veces no hay mucha cultura o no la ven así a la cultura”, explica Lisbeth.

Los jóvenes recorrieron San José, Santa Ana, San Rafael y San Miguel después de un laboratorio intensivo en el que aprendieron todo lo que necesitan saber para hacer un buen trabajo audiovisual de registro, edición y montaje.

“La cartografía de los pueblos chiquitanos trata de crear un mapa de los diferentes lugares y personajes de cada pueblo con entrevistas y sonidos que son representativos. Las chicas y chicos que participaron de los talleres han demostrado mucho interés, que se ha visto reflejado en el trabajo de campo realizado en los pueblos”, señala el capacitador popular, Milton Sosa Viruez, quien es parte de ARTErias Urbanas desde sus inicios, explica que el resultado de la cartografía digital será presentado en una página web y una exhibición itinerante que inicia en San José de Chiquitos dentro del complejo misional principal en la ex Capilla Mortuoria para finalmente trasladarse a Santa Cruz donde será parte principal de “El Contenedor”.

 

Revalorizar lo nuestro

La intención es evidente, la necesidad de revalorizar lo nuestro desde la tradición oral.

“El mundo en que vivimos es tremendamente material y no se visibiliza toda la riqueza de los procesos que permiten llegar a esa materialidad, por lo cual eso influye en que se pierdan muchas cosas”, señala otro de los gestores, Oscar Soza, quien también es parte de ARTErias Urbanas.

“Por otra parte, esta tradición oral viene acompañada de un espectro sonoro que requiere de una convivencia, de compartir y de reunirse, algo que los abuelos hacían alrededor de un fuego y permitía transmitir a través de cuentos, leyendas o mitos, aprendizajes complejos que conformaban la cosmovisión particular de cada pueblo. Entonces el proyecto nace de esas inquietudes para devolverles ese valor que le da estos procesos y visibilizarlos”, añade Soza.

El colectivo, afincado en Santa Cruz, lleva años trabajando temáticas identitarias desde lo urbano usando murales, instalaciones en obras de diferentes formatos.

Como una consecuencia lógica de sus actividades, dieron vida al proyecto en la Chiquitanía buscando ampliar las dimensiones de su trabajo incrementando el intercambio de saberes y experiencia, buscando que sean más participativas, didácticas y convivenciales.

Como todos los proyectos gestionados por ARTErias Urbanas, la idea base es crear un espacio de reflexión rico que involucre a diferentes perspectivas, en esta ocasión no sólo participa el colectivo, también tienen el fundamental apoyo del Plan Misiones y la Escuela Taller de la Chiquitanía, financiados por la Embajada Suiza en Bolivia a través de SOLIDAR Suiza / AOS.

“El Plan Misiones y, por ende, el brazo operativo de formación trabaja desde una visión integral del territorio chiquitano”, explica Cinthia Giménez, coordinadora del proyecto de la Escuela Taller de la Chiquitanía.

 

EL CONTENEDOR

Transformación social

“El Contenedor” un espacio creado para “contener” a las diferentes líneas de acción que se articulan desde el colectivo ARTErias Urbanas, en el que la formación, la reflexión y la toma del espacio público ponen al arte como principal motor para la transformación social. Para los miembros de ARTErias Urbanas, es importante dar continuidad a su línea de trabajo que, en los últimos nueve años, busca tender puentes con actividades culturales que salgan del casco viejo cruceño (centro de la ciudad de Santa Cruz)  además de crear espacios de inclusión para jóvenes y adolescentes.

 

De esta manera, “El Contenedor” tiene planeado moverse de lugar cada semestre con una estación en diferentes espacios públicos y urbanos cruceños.

Captura de pantalla 2019-04-28 a la(s) 8.54.14 a.m..png


Parte de los participantes del proyecto que se desarrolla en la Chiquitania.

AGENCIAS

EN BUSCA DE APOYO

En la actualidad, el Colectivo ARTErias Urbanas tiene un gran reto: el tema legal para poder seguir consiguiendo fondos.

“Nos hace atravesar una zona sensible en el colectivo, una personalidad jurídica deviene en un orden jerárquico establecido y eso pone en duda la horizontalidad que hemos mantenido como colectivo durante nuestros nueve años de existencia”, dice Soza.

Fuente:

http://www.lostiempos.com/doble-click/cultura/20180930/memoria-e-identidad-arterias-urbanas-invade-chiquitania

La Chiquitania en el ojo de ARTErias Urbanas

chiq

Son 10 jóvenes que fueron seleccionados para ser parte del nuevo proyecto de ARTErias Urbanas que da continuidad a un largo proceso de trabajo iniciado hace muchos años atrás que ahora se consolida con alianzas estratégicas gracias al Plan Misiones y el Taller de la Chiquitania. “Queremos hacer perceptible el sentir de los pueblos de la Chiquitania en cuanto a sus costumbres, tradiciones, prácticas y anhelos como pueblos originarios. Esto a través de una exposición itinerante que viaje desde estos lugares hasta la ciudad, gracias a contrapartes del proyecto”, indica la curadora del proyecto, Tonia Andresen.

Proyecto. Se trata de una experiencia que se vivió durante todo el mes de septiembre con un laboratorio de imagen y sonido denominado, “Memoria e Identidad del territorio Chiquitano: Cartografía del patrimonio inmaterial” donde participaron jóvenes chiquitanos quienes recorrieron San José, Santa Ana, San Rafael y San Miguel con la misión de realizar una cartografía del patrimonio inmaterial como práctica de los conocimientos aprendidos. Como todos los proyectos gestionados por ARTErias Urbanas, la idea base es crear un espacio multiactor que involucre a diferentes perspectivas, razón por la cual no solamente participan el colectivo, sino también el Plan Misiones y la Escuela Taller de la Chiquitania gracias al apoyo en financiamiento de la Embajada Suiza en Bolivia a través de Solidar Suiza / AOS.  “La memoria y la identidad de los pueblos está relacionada a un espacio social localizado en los territorios donde las poblaciones viven, trabajan o desarrollan sus actividades”, explica uno de los gestores de ARTErias Urbanas, Óscar Soza.
Crearán plataformas. Para Soza, muchas veces la memoria y la identidad se encuentran en lugares simbólicos o físicos, los cuales ejercen un sentido de pertenencia, lo que refleja la relación de los humanos y su cultura con la naturaleza y la ciudad, y eso se hizo evidente con las prácticas del taller. “La cartografía de los pueblos chiquitanos trata de crear un mapa de los diferentes lugares y personajes de cada pueblo con entrevistas y sonidos que son representativos”, comentó Viruez, quien añade que siente satisfacción por el interés que demostraron los estudiantes, lo que se vio reflejado en el trabajo de campo realizado en los pueblos. Viruez, que también es parte de ARTErias Urbanas, explicó que con el material editado se crearán plataformas digitales sociales del proyecto y un mapa interactivo alojado en una página web. Para uno de los estudiantes seleccionados en el proyecto, Alex Moreno de 22 años, los laboratorios no solo representaron entretenimiento;  “estamos en constante movimiento y aprendiendo de todo lo que es video, muy hermoso”, indicó. Por otra parte Ximena Taceó, de 20 años, manifiesta que toda forma de conocimiento es un plus.“Me ha parecido muy bueno todo lo que hemos hecho, he aprendido cosas que no sabía, como los planos de cada fotografía, los sonidos y me parece una gran experiencia, quisiera aprender mucho más”, relató.

Serán parte de la nueva versión de "El Contenedor". Andresen dice que con todo el material obtenido y fruto de las experiencias, el primer paso será hacer la museografía, además de una curaduría en formato de exposición itinerante que se alojará en el territorio chiquitano. “La exhibición itinerante se inicia en San José de Chiquitos dentro del complejo misional de la Iglesia principal en la excapilla Mortuoria”, adelantó Soza. Las obras realizadas serán parte de la siguiente versión de “El Contenedor”, proyecto estrella de ARTErias Urbanas que se mantiene en un espacio público. “El ser un lugar al aire libre y un espacio público permite la interacción con las personas que normalmente no tienen la oportunidad de acercarse a muestras artísticas y que las mismas puedan apreciar la riqueza del patrimonio inmaterial de los pueblos de la Chiquitania”, resalta para finalizar Viruez.

4 Poblaciones
chiquitanas serán parte del proyecto que involucra diferentes perspectivas.

10 Años
Cumple el colectivo que integra a los diferentes actores y gestores culturales.

fuente: https://www.eldia.com.bo/index.php?c=&articulo=-La-Chiquitania--en-el-ojo-de-ARTErias-Urbanas&cat=356&pla=3&id_articulo=260907

El Contenedor vuelve a lo popular en la estación Chiquitania Viva

Snmigue

Después de una exitosa primera versión, el proyecto de ARTErias Urbanas vuelve a la periferia, impulsando la historia oral y patrimonio a través de los jóvenes. Chiquitania Viva es el nombre de la segunda estación del proyecto estrella del colectivo ARTErias Urbanas, el cual estará abierto en la Terminal terrestre de buses Bimodal en Santa Cruz por los próximos cuarenta días con una muestra interactiva sobre  patrimonio inmaterial en formato de fotografías, videos y sonidos registrados en tres localidades de la Chiquitania boliviana.

Un proyecto en el que todos colaboran. Los horarios de la exhibición son de miércoles a domingo de 9:30 a 12:30 y de 16:00 a 20:00. “Creímos importante el volver a un espacio diferente, claro, nuestro mayor interés estaba en que podamos contrastar experiencias para evaluar la incidencia en los diferentes espacios de El Contenedor hasta fin de año”, explica uno de los miembros del Colectivo, Óscar Soza. El espacio ubicado en la Terminal Terrestre es perfecto para el proyecto, indicó Soza. La administración del lugar también colabora con el espacio para así trabajar interactivamente entre sectores que se beneficiarán de la actividad. “Tiene un público constante y de características diversas, mucha gente en espera, muchos buscando información, y sobre todo personas que no muchas veces tienen el contacto con muestras artísticas”, relata Soza. Por otra parte, la terminal terrestre es un conector hacia varias locaciones con las cual el colectivo trabajó en este proyecto.

Obras de arte en exposición.  La muestra reúne obras realizadas por 10 jóvenes chiquitanos en los pueblos de Santa Ana, San Rafael y San Miguel, parte de la Escuela Taller de la Chiquitania (ETC)  del Plan Misiones con la intención de fortalecer su patrimonio inmaterial. La exhibición se montó originalmente en San José de Chiquitos,  el 11 de octubre en la Capilla Miserere del Complejo Misional de San José, como una manera de devolverle a las comunidades todos los trabajos realizados por los jóvenes chiquitanos. “Lo más lindo fue que las y los participantes de la Escuela Taller de la Chiquitania vinieron de San José para estar en la inauguración, presentando la exposición por la primera vez.  Además asistió Cinthia Giménez, la coordinadora de proyectos de Plan Misiones”, resalta Tonia Andresen, la curadora de la muestra.

Se suman más instituciones. Andersen resalta tan solo en el montaje de El Contenedor los transeúntes ya mostraban interés sobre el proyecto, preguntando, escuchando las entrevistas en los audífonos, además comentando sus propias experiencias y conocimientos sobre la Chiquitania. En esta estación, El Contenedor tiene el apoyo del Ministerio de Culturas regional Santa Cruz. Otras instituciones que se suman al proyecto son el Centro Simón I. Patiño con unas mediaciones culturales. Además del Plan Misiones y la embajada Suiza en Bolivia con el apoyo a través de Solidar Suiza.

fuente: http://m.eldia.com.bo/articulo.php?articulo=El-Contenedor-vuelve-a-lo-popular-en-la-estacion-Chiquitania-Viva&id=356&id_articulo=262958

ARTErias Urbanas: Chiquitania Viva toma la terminal Bimodal en Santa Cruz

Después de una exitosa versión, el proyecto El Contenedor del colectivo cruceño arranca nuevamente este próximo martes 23 de octubre desde las 19.30 impulsando la historia oral y patrimonio a través de los jóvenes.

sanJose1


Santa Cruz, 21 de octubre (ANF).- El colectivo ARTErias Urbanas no para, después de un buen inicio de año con el proyecto El Contenedor ahora tienen planeado la apertura de su segunda estación,  “Chiquitania Viva”, el martes 23 de octubre desde las 19.00 en la terminal terrestre Bimodal de Santa Cruz.

El Contenedor, como su nombre lo indica, busca contener –no solo como espacio físico sino también simbólico- a las diferentes líneas de acción que se articulan desde el colectivo donde la formación, la reflexión y la toma del espacio público ponen al arte como principal motor para la transformación social.

Chiquitania Viva es una muestra interactiva sobre  patrimonio inmaterial en formato de fotografías, videos y sonidos registrados en tres localidades de la Chiquitania boliviana.

El trabajo fue realizado por 10 jóvenes chiquitanos en los pueblos de Santa Ana, San Rafael y San Miguel, parte de la Escuela Taller de la Chiquitania (ETC)  del Plan Misiones con la intensión de fortalecer su patrimonio inmaterial.

Uno de los primeros productos libres para la escucha del público es la Cartografía Sonora.

“Nuestra meta era que los chicos tengan herramientas básicas para poder comunicar y difundir sobre la cultura viva de su territorio, fueron cuatro días intensivos de talleres entre teoría y practica. También dos días de viajes por las locaciones con un grupo de 14 personas”, explica Oscar Soza, parte del colectivo ARTErias Urbanas.

La exhibición se montó originalmente en San José de Chiquitos,  el pasado 11 de octubre en la Capilla Miserere del Complejo Misional de San José, como una manera de devolverle a las comunidades todos los trabajos realizados por los jóvenes chiquitanos.

Para Lisbeth Doffigny Vaca, una de las estudiantes, el laboratorio le sirvió para conocer a profundidad más sobre fotografía y sonido ya que le aportan a su trabajo actual, es de Roboré, cocinera y hace diferentes productos gastronómicos artesanales.

“El taller me sirvió para ofrecer mis productos de otra manera, difundiéndolos con estas plataformas en Redes Sociales o así, desde estas maneras, por eso me interesa también saber editar bien video”, apunta Lisbeth.

Junto a Doffigny son otros nueve jóvenes los seleccionados, Mariela Santander, Alex Moreno, Jorge Gutierréz, Ronald Boituré, Jorge Valenzuela, Danitza Nigoevic, Isabel Taceó, Avismael Quevedo, Angelica Churupá y Yilda Castro, quienes vivieron la experiencia de viajar por cuatro pueblos con la misión de realizar una cartografía de su patrimonio inmaterial.

“Nunca participé en algo así, estoy satisfecha con el proyecto. Sería bonito ir con esto a otros pueblos, quién sabe, a otras ciudades, y hacer revivir el patrimonio. En mi pueblo hay harto por explotar, pero veo que a veces no hay mucha cultura o no la ven así a la cultura”, explica Lisbeth.

El Contenedor es un proyecto que planea cuatro estaciones en diferentes espacios de Santa Cruz hasta el año 2019. La primera estación fue en un parque urbano, ahora vuelve a la periferia, al tercer anillo, a la Terminal terrestre, una zona de alto trafico popular en una de las ciudades más pujantes de la región.

“Tras la evaluación de la primera estación vimos la importancia de llevar el proyecto a un espacio diferente que siga siendo de carácter público. El mayor interés estaba en crear una situación diferente con la cual también podamos contrastar experiencias”, apunta Soza.

Para el colectivo, la Terminal terrestre es un espacio “espectacular”, no solo por el flujo constante de personas de características diversas, sino también porque hay mucha gente en espera, buscando información y sobre todo personas que no muchas veces tienen el contacto con muestras artísticas.

“Además la terminal es un conector hacia estas locaciones donde trabajamos con el equipo de estudiantes, pensamos que es el lugar ideal y nos pusimos en marcha a las gestiones”, explica el también artista plástico.

En esta estación, El Contenedor tiene el apoyo del Ministerio de Culturas regional Santa Cruz. Otras instituciones que se suman al proyecto son el Centro Simón I. Patiño con unas mediaciones culturales. Además del Plan Misiones y Solidar Suiza.

La empresa CIMAL sigue aportando con materiales para la construcción de la museografía. El Contenedor se encuentra en la fase de diseño para concretar estudios complementarios de carácter sociológico sobre la toma del espacio publico y lo urbano en Santa Cruz con algunas universidades de la región.

Para más información del proyecto (pinchar encima) de Página Web Chiquitania Viva

MJF //NVG//

FUENTE: https://www.noticiasfides.com/cultura-y-farandula/arterias-urbanas-chiquitania-viva-toma-la-terminal-bimodal-en-santa-cruz-392265

HABEMUS ARTISTAS, lxs ganadorxs de ESPECIES DE ESPACIOS

El Contenedor de ARTErias Urbanas ya tiene sus ganadores

Ingrid Cuestas, Christian Eguez y las hermanas Lulhy y Wara Cardozo darán inicio a la primera estación de uno de los proyectos culturales más importantes de Santa Cruz.

parqueweb.jpg

 

Ingrid Cuestas de Bogotá (Colombia), las hermanas Lulhy y Wara Cardozo de Oruro y Christian Eguez de Santa Cruz son los tres artistas seleccionados para la muestra “Especies de Espacios” que da inicio a uno de los proyectos culturales más importantes de la urbe cruceña.

 

El artivismo desde la disidencia sexual, la marginalidad y la irreverencia. Los nuevos lenguajes de arte contemporáneo, como el arte comestible. Y el compromiso con la ecología y el territorio, son las temáticas que rondan el trabajo de los tres artistas elegidos para ser parte de El Contenedor.

 

Los ganadores tienen un premio de Bs. 2000 además de dos laboratorios con talleres y charlas donde trabajaran sus obras para ser presentadas el próximo 23 de febrero en el Parque de la Autonomía 4 de mayo dando inicio así a El Contenedor.

 

Fueron 26 portafolios recibidos de los cuales 15 cumplían con la convocatoria, señala la carta del jurado compuesto por representantes de los aliados del proyecto: el Museo de Arte Contemporáneo a través de la Secretaria Municipal de Cultura, Patrimonio y Turismo, el Centro Cultural Simón I. Patiño y la Alianza Francesa.

 

Para el coordinador de ARTErias Urbanas Oscar Soza, es importante destacar la metodología usada para la selección de los perfiles cuya idea principal fue poder trabajar con artistas que puedan crear –a partir de sus intereses enunciados en la declaratoria de la convocatoria- obras en el transcurso de 15 días.

 

“Nosotros no pedimos trabajos, el trabajo empieza hoy, no queriamos aprovecharnos del tiempo de la gente que muchas veces envia proyectos completos y se desmotiva al no ser elegidos”, aclaró Soza.

 

Después del primer laboratorio de charlas y talleres, los artistas presentarán una propuesta pensada entre todos de acuerdo al espacio, ya que El Contenedor tiene la singularidad de ser construido de acuerdo a cada propuesta para luego ser trasladado a otro lugar. Es un muestra itinerante y movible.

 

Una vez terminados los procesos creativos del segundo laboratorio, el próximo 9 de febrero se presentará el proyecto final en el Museo de Arte Contemporáneo de Santa Cruz (MAC) donde se dará a conocer la muestra Especies de Espacios y los diferentes procesos –físico y creativo- del trabajo de construcción de El Contenedor.

 

“Me siento muy emocionado con El Contenedor. Espero estar a la altura de las otras propuestas seleccioandas. Aplaudo de pie el trabajo de Arterias Urbanas y quienes hacen posible una convocatoria tan necesaria como esta, tan poco frecuente para el sector artístico. Me siento muy agradecido y sorprendido por la selección de mi perfil”, indica Christian Eguez que a sus 23 ya lleva casi cinco años trabajando desde el artivismo con el proyecto “Marica y Marginal” que reinvidica la sexualidad disidente y la marginalidad como herramientas para generar reacción e impacto social.

 

“El Contendor es un proyecto innovador, humilde y con proyecciones de ser nómada. Vale decir que la galería va hacia ti, a tu barrio, presentando desde una muestra artística hasta propuestas pedagógicas, eso es pensar en un todo y en todos, ahora si podemos hablar de la democratización del arte”, indica Wara quien le lleva 11 años de edad a su hermana menor Lulhy, creadoras y pedagogas quienes crecieron rodeadas de arte.

 

“Las Cardozo” tienen una fuerte impronta ecológica, ambiental y social, los últimos años han destacado en la escena artística nacional con sus propuestas.

Desde Bogota, Colombia llega Ingrid Cuestas, artista visual, artivista y cocinera empírica. El 2011 se declara nómada y crea el “Sol de Noite - Laboratorio Itinerante de Cocina Creativa”, con el que lleva  seis años recorriendo Sudamérica bajo el lema: El Sur Es Nuestro Norte .

“El Sol de Noite reivindica la cocina como expresión artística capaz de provocar todos los sentidos, lugar de encuentro, laboratorio de creación, núcleo de acción política y red análoga”, explica Cuesta. En este marco la artista trabaja propuestas multi/transdisciplinarias desde el happening, la intervención urbana, la instalación, el videoarte y la ilustración con el fin de llevar su obra a un nuevo lenguaje del arte contemporáneo: el arte comestible. Su obra llega a un grado mayor de complejidad creando el concepto Gastrosofía.

Bajo la línea de reconstruir y recrear Santa Cruz en colectivo a través la toma de los espacios públicos El Contenedor se inaugura el 23 de febrero en el Parque Autonómico 4 de mayo, ubicado en el 4to. Anillo cruceño.

Además de la muestra de arte, la agenda cultural de El Contenedor tendrá charlas sobre Arte, espacio público, filosofía, activismo y artivismo. Talleres de formación artística, cartografía sonora, arte urbano, paseos fotográficos, freestyle para mujeres, yoga, huerto comunitario, construcción, arte y reciclaje para niños. Ciclos de cine-debate centrados en el ´derecho a la ciudad’.  Competencias de Hip Hop, conciertos al aire libre, intervenciones de graffiti mural, performance entre otras.

“También contará con mediaciones culturales para colegios, actividades lúdicas y didácticas para niñas y niños, comida consciente y demostraciones de Parkour. Todo esto gracias al apoyo y el talento de miembros de ARTErias Urbanas, Blaue Blume, la Mona Lisa, Wayna Tambo, Parkour Trace, Lino Fotografía, Sonandes, Esencial Corp y Voluntarios de BKHW”, finaliza Soza.

>>>>>>>>>>>>>>>>>>>

EL CONTENEDOR

Como su nombre lo indica, busca contener –no solo como espacio físico sino también simbólico- a las diferentes líneas de acción que se articulan desde el colectivo donde la formación, la reflexión y la toma del espacio público ponen al arte como principal motor para la transformación social. De esta manera el proyecto se moverá cada semestre con una estación que permanecerá por tres meses en áreas verdes y parques urbanos cruceños. Son cuatro estaciones que se planean concretar hasta el año 2019.

>>>>>>>>>>>>>>>>>>>

SOBRE EL JURADO

En la ciudad de Santa Cruz de la Sierra, a las 09:30 horas del día diecisiete de enero de dos mil dieciocho, en las dependencias del Museo de Arte Contemporáneo, se reunió el Jurado cuyos componentes son:

·       Eduardo Ribera, Director del Museo de Arte Contemporáneo

·       Olivia Fernández, Coordinadora Formativa Pedagógica del Centro Cultural Simón I. Patiño

·       Willy Meheust, Director de la Alianza Francesa

·       Tonia Andresen, Curadora de ARTErias Urbanas

·       Oscar Octavio Soza, Coordinador de ARTErias Urbanas

Jurado convocado y reunido para proceder al fallo del mismo.

 

MJF//

FalloJurado.jpg

ARTErias Urbanas: al infinito y más allá

El colectivo cruceño termina el 2017 anunciando la convocatoria para uno de sus más ambiciosos proyectos, El Contenedor, en el que el arte es el motor para la transformación social.

fuente: http://www.opinion.com.bo/opinion/suplemento.php?a=2017&md=1217&id=13107&s=3

Captura de pantalla 2017-12-19 a las 7.21.35.png

A ARTErias Urbanas El Contenedor le permite volver a sus inicios, cuando salía a los barrios -en su bibliobús-, en un momento en el que Santa Cruz no contaba con muchos espacios artísticos y la mayoría estaba en el centro de la ciudad.

“La programación cultural sigue estando en el centro, lo cual representa para nosotros una necesidad de conformar otros espacios. A lo largo de los años, hemos aprendido cuáles son las metodologías necesarias para acercarnos a la gente, por lo que hemos diseñado una programación exclusiva para niños, para jóvenes y una familiar”, explica Oscar Soza, parte del colectivo.

De esta manera, El Contenedor se moverá cada semestre con una estación que permanecerá por tres meses en áreas verdes y parques urbanos cruceños. Las estaciones están distribuidas por diferentes distritos en la “ciudad de los anillos”. Son cuatro estaciones que se planean concretar hasta el año 2019.

La convocatoria para la primera estación Especies de Espacios está abierta hasta el 15 de enero del 2018. La postulación es única y exclusivamente mediante la página https://www.elcontenedor.org. 

Soza explicó que para la selección hay dos instancias. La primera es el envío de una declaración que muestre los intereses, los puntos de acción y la forma de pensar del artista, y la segunda instancia incluye la presentación de un portafolio que permita evidenciar y aclarar la primera instancia. Los tres seleccionados serán parte de un laboratorio de creación y producción exclusivo para El Contenedor, con un fondo de 2.000 bolivianos.

La primera estación Especies de Espacios invita a pensar sobre el espacio público, el espacio del arte y la relación entre estos. Utopías es la segunda estación y tiene una vocación netamente reflexiva. La tercera es Historias Marginales. Busca visibilizar experiencias que no son parte del “mainstream” cultural nacional. Por último, la cuarta estación, Saberes Ancestrales, quiere compartir conocimientos de pueblos originarios.

Las actividades paralelas incluyen un ciclo de cine, talleres, charlas y darle seguimiento a un programa de huertos urbanos.

“Buscamos ampliar la consciencia en la creación de la ciudad. Con un mapa y juegos, los niños descubren el espacio y la exposición, mientras crean sus propias obras y reflexionan”, adelantó Soza, indicando que se mantendrán las intervenciones artísticas del colectivo como el performance, la acrobacia, conciertos y la práctica del grafiti-mural.

El proyecto no podría ser posible sin el compromiso de algunas instituciones, gracias a alianzas estrategias que realizó el colectivo con la Secretaría Municipal de Cultura Patrimonio y Turismo, a través del Museo de Arte Contemporáneo, el Centro Pedagógico y Cultural Simón I. Patiño y la Alianza Francesa.

Rumbo a los diez años de vida

“Este año nos sorprendió el apoyo y apertura de las instituciones para proyectos que hemos estado gestionando en estos ocho años pasados. Un ejemplo fue el Manifiesto Urbano que, en la última versión, realizó sus actividades junto a Cochabamba y La Paz, en lo que fue la Ola Urbana”, sostiene Soza, destacando la aceptación y vinculación del público. Para Soza, el crecimiento demográfico y económico de la ciudad convirtieron a Santa Cruz en un crisol cultural, lo cual, según el artista, ha generado más espacios culturales, a la vez que un mayor público interesado, por lo cual la autogestión ya no solo es un sueño, sino una realidad. “Dado que ARTErias no es ni busca ser una institución, ver que nuestros propios mecanismos de sostenernos están funcionando es alentador”.

Otra noticia alentadora es que este 2017 se volvió a habilitar el Galpón ARTErial, que se encuentra ubicado en la Radial 26 del barrio Jardín. En sus primeros seis meses de reapertura, ha sumado diversidad de actividades como ciclos de cine, presentaciones de libros, fiesta culturales, conciertos y talleres, entre otros.

La gestión de ARTErias Urbanas también tiene al territorio como un campo de acción importante. Es así que, desde el galpón, se articulan las actividades con la Biblioteca Municipal del Barrio Oriental, trabajando junto a su programa más social y educativo que es la Escuelita de Arte.

“Nuestros rangos de acción siempre han sido los barrios donde realizamos las intervenciones colectivas con grafitis murales. También nos relacionados con el centro e instituciones para poder mostrar nuestro accionar. Pero, dado que ARTErias no es una persona, sino una colectividad, todos proponen espacios y nos sumamos a otras iniciativas de amigos. Es así que hemos participado en proyectos en los contornos de la ciudad, en poblaciones anexas, otros departamentos e inclusive como representantes afuera del país”.

Además del proyecto El Contenedor que tiene una duración de dos años hasta el 2019, ARTErias Urbanas volverá con el Manifiesto Urbano, una plataforma de formación, anticipándose de esta manera a la Ola Urbana. También el 2018 se potenciará el proyecto audiovisual ART30”. “Tenemos un archivo de gran riqueza que es una memoria audiovisual acerca de la producción y los artistas en el medio, por lo cual estamos preparando una edición especial”, finalizó Soza.

Periodista - mariajoferrel@gmail.com

Rumbo a los 10 años de gestión desde la periferia cruceña

NOTA EN EL PERIDOIDCO CORREO DEL SUR

ARTErias Urbanas lanzó el viernes pasado su convocatoria que esta abierta para la participación de artistas nacionales e internacionales. ¿De que trata? El Contenedor, como su nombre lo indica, busca contener –no solo como espacio físico sino también simbólico- a las diferentes líneas de acción que se articulan desde el colectivo donde la formación, la reflexión y la toma del espacio público ponen al arte como principal motor para la transformación social.

“Invitamos a artistas bolivianos y extranjeros que trabajan en el campo del arte contemporáneo, a enviar postulaciones para realizar una obra dentro de la exposición ESPECIES DE ESPACIOS en El Contenedor estacionado en el Parque Autonómico en Santa Cruz de la Sierra”, explica Oscar Soza, miembro del colectivo.

conteiner.jpg

Hace unos meses atrás, ha inicios de este año se vivió una absurda rencilla en un grupo de whatsapp cruceño denominado “Gestores Culturales” en Santa Cruz, en el debatían si los integrantes de ARTErias Urbanas era “gestores culturales” o “solamente promotores culturales”. Mientras esto sucedía en esa plataforma virtual, en el barrio Jardín ubicado entre el 4to y 5to anillo de la Radial 26 se organizaba el Manifiesto Urbano, una de las principales actividades que coordina el colectivo ARTErias Urbanas, donde empodera e inserta en una dinámica artística y cultural a los jóvenes de este como otros barrios de la periferia cruceña.

Sin necesidad de nombres o cargos públicos el colectivo trabaja desde hace ocho años gestionando espacios, eventos y políticas que tienen que ver con el quehacer cultural en Santa Cruz, demostrando ser uno de los grupos más activos de Bolivia, llegando a armar redes no solo entre la periferia y el casco viejo cruceño sino también con otras ciudades de Bolivia y el mundo.

“Este año nos sorprendió el apoyo y apertura de las instituciones para proyectos que hemos estado gestionando en estos ocho años pasados, un ejemplo fue el Manifiesto Urbano en la última versión realizó sus actividades en conjunto a Cochabamba y La Paz en lo que fue la Ola Urbana”, comenta Soza que destacada la aceptación y vinculación del público.

Para Sosa el crecimiento demográfico y económico de la ciudad la ha convertido en un crisol cultural, lo cual, según el artista, ha generado más espacios culturales pero a la vez un mayor público interesado, por lo cual la autogestión ya no solo es un sueño sino una realidad.

“Dado que ARTErias no es, ni busca ser una institución, ver que nuestros propios mecanismos de sostenernos están funcionando es alentador”, añade Soza.

Otra noticia alentadora es que este 2017 se volvió a habilitar el Galpón ARTErial que se encuentra ubicado en la Radial 26 en el barrio Jardín. En sus primeros seis meses de re-apertura ha sumado diversidad de actividades como ser ciclos de cine, presentaciones de libros, fiesta culturales, conciertos y talleres, entre otros.

Territorio y arte

La gestión de ARTErias Urbanas también tiene al territorio como un campo de acción importante, es así que desde el galpón se articulan las actividades con la Biblioteca Municipal del Barrio Oriental donde trabajan junto a su programa más social y educativo que es la Escuelita de Arte.

“Nuestro rango de acción siempre han sido los barrios donde realizamos las intervenciones colectivas con grafitis murales. También nos relacionados con el centro e instituciones para poder mostrar nuestro accionar. Pero dado que ARTErias no es una persona, sino una colectividad, todos proponen espacios y nos sumamos a otras iniciativas de amigos, es así que hemos participado en proyectos en los contornos de la ciudad, en poblaciones anexas, otros departamentos e inclusive como representantes afuera del país”, comenta Soza.

Además del proyecto El Contenedor que tiene una duración de dos años hasta el 2019, ARTErias Urbanas volverá con el Manifiesto Urbano con una plataforma de formación anticipándose de esta manera a la Ola Urbana.

También el próximo 2018 se potenciará el proyecto audiovisual ART30”.

Lanzamiento de Convocatoria

POSTULATE!!!!

POSTULATE!!!!

Tenemos el agrado de invitarles a revisar la convocatoria de EL CONTENEDOR

toda la info en: https://www.elcontenedor.org/convocatoria/

ESPECIES DE ESPACIOS

EL CONTENEDOR

Por: Tonia Andresen

 

„…En resumidas cuentas, los espacios se han multiplicado, fragmentado, y diversificado. Los hay de todos los tamaños y especies, para todos los usos y para todas las funciones. Vivir es pasar de un espacio a otro haciendo lo posible para no golpearse.“ [George Perec, 1974]

 

Hace 50 años el francés Henri Lefebvre escribió su famoso libro “El Derecho a la Ciudad”, en el cual analiza que las ciudades juegan un papel primordial en el desarrollo de la civilización humana. La ciudad ha sido imaginada como un espacio de protección e integración social y cultural, pero su paradoja es que al mismo tiempo aparece como una “máquina potente de diferenciación y separación, de marginación y exclusión” (Bernardo Secchi, 2015). Las ciudades crecen y siguen creciendo, la cuestión de organizar el espacio público, para que sea un espacio democrático y accesible para toda la población, no es una tarea fácil y especialmente en la ciudad de Santa Cruz, una ciudad que ha crecido exponencialmente junto a su empuje económico, pero inversamente proporcional a las necesidades de equidad social. Lefebvre imaginó una concepción de ciudad que se construye y crea a través de la intervención directa de sus habitantes. El espacio público es un espacio de intercambio y de movimiento constante, toda articulación democrática esta centrada en las plazas, las calles, sus mercados y los parques de la ciudad. 

A partir de los años 1960 artistas y colectivos empezaron cuestionar los espacios clásicos del arte como museos y galerías, especialmente la idea del museo como espacio neutro y abierto para toda la población. Los museos forman parte del espacio público pero muchas veces se encuentran lejanos de la población y sus necesidades. Movimientos artísticos como por ejemplo lxs artistas del Land Art produjeron obras diseñadas especialmente con relación a un lugar, a una sitio especifico, y las expusieron en el paisaje mismo. Obras artísticas que incluyen el espacio nos hacen percibir el entorno que nos rodea en una manera diferente. Nos dan un punto de partida para discutir preguntas como ¿En qué ciudad queremos vivir? ¿Cómo nos imaginamos los espacios en común? ¿Y qué papel puede desempeñar el arte en este proceso de creación? Estas preguntas son recurrentes durante esta primera exposición del Contenedor, con el título ESPECIES DE ESPACIOS.

El espacio público se caracteriza por ser un territorio visible en la ciudad, que es accesible para todas las personas. Es un espacio de encuentro y comunicación de la vida cotidiana. Un espacio democrático y social, al cuál, las personas de la ciudad dan su importancia y valor. No podemos imaginarnos la ciudad Santa Cruz de la Sierra sin sus grandes plazas o sus parques urbanos, conectados por sus anillos.

Con la primera estación del Contenedor queremos crear un espacio abierto de apreciación, en un parque urbano de la ciudad, que invite a pensar sobre el espacio público, el espacio del arte y la relación entre estos. Una exposición dentro del contenedor que se dedica a estas líneas temáticas, funciona como punto de partida, para luego empezar por las acciones alrededor del contenedor; las cuales invitan con su variedad a la población en general, en especial a personas que normalmente no tienen acceso a las artes.

Con una programación educativa dirigida para lxs niñxs y jóvenes queremos ampliar la consciencia en la creación y participación de la ciudad. Un ciclo de películas y charlas profundiza la temática a un nivel más teórico, mientras un taller de huertos urbanos genera un sentimiento de cuidado y preservación del medio ambiente, para así,  formar un sentido comunitario en la ciudad. Con una variedad de intervenciones artísticas en el espacio queremos crear un espacio de arte abierto, inclusivo e interactivo.

El espacio público es parte de un espacio social, ambos resuenan entre si con otras especies de espacios. Repensar una ciudad es repensar los espacios públicos, porque es lo único que nos pertenece a todxs, adentrarnos en ellos nos abre nuevas posibilidades para establecer una comunicación más cercana. El contenedor pretende ser un facilitador para este proceso de transformación social.

Arterias Urbanas finaliza el año con su proyecto estrella: El Contenedor

El colectivo con sede en Santa Cruz lanzó la convocatoria para uno de sus más osados proyectos que da continuidad a su línea de acción donde el arte es el motor de la transformación cultural.

La Paz, 13 de diciembre (ANF).- El colectivo ARTErias Urbanas finaliza este año con el lanzamiento de la convocatoria para uno de sus proyectos más ambiciosos.

Se trata de El Contenedor un espacio creado para ‘contener’ a las diferentes líneas de acción que se articulan desde el colectivo, donde la formación, la reflexión y la toma del espacio público ponen al arte como principal motor para la transformación social.

“Unos de los objetivos de El Contenedor será de establecer un lugar de encuentro y de la discusión sobre el espacio público, el arte y la participación de la ciudadanía. Por otro lado, busca ser una instancia para la formación, profesionalización y actualización de artistas”, explicó Oscar Soza de ARTErias Urbanas, parte del colectivo con sede en el Barrio el Jardín entre el 4to y 5to anillo de Santa Cruz.

La convocatoria hace un llamado a artistas nacionales e internacionales para presentar obras en la primera exhibición del proyecto El Contenedor: Especies de Espacios.

“Buscamos propuestas que se dediquen al espacio público, al derecho de la ciudad y la creación ciudadana, el espacio del arte o la relación entre arte y ciudadanía”, indica el texto curatorial de la convocatoria.

Para los miembros de ARTErias Urbanas es importante dar continuidad a su línea de trabajo que en los últimos ocho años busca tender puentes con actividades culturales que salgan del casco viejo cruceño, además de crear espacios de inclusión para jóvenes y adolescentes.

De esta manera, El Contenedor se moverá cada semestre con una estación que permanecerá por tres meses en áreas verdes y parques urbanos cruceños, los cuales están distribuidos por diferentes distritos en la ciudad de los anillos. Son cuatro estaciones que se planean concretar hasta el año 2019.

Otro punto importante para el colectivo es la profesionalización y actualización de artistas a través de un programa de formación que ahora, con este proyecto, se consolida a través de laboratorios de creación y producción dentro de la convocatoria, además de charlas y talleres .

La primera estación “Especies de Espacios”, invita a pensar sobre el espacio público, el espacio del arte y la relación entre estos.

 “Utopías” es el nombre de la segunda estación, tiene una vocación netamente reflexiva. La tercera es “Historias Marginales” que busca visibilizar experiencias que no son parte del “mainstream” cultural nacional y por último, la cuarta estación se llama “Saberes Ancestrales” y quiere compartir conocimientos de pueblos originarios para así entender el pasado con una visión hacia el futuro.

El Contenedor también tendrá una agenda de invitados nacionales e internacionales que permitirán vincular la teoría y la práctica entre arte y sociedad. Como actividades paralelas se incluye un ciclo de cine con una curaduría enfocada en el derecho a ejercer la ciudadanía a través del arte y sobre proyectos comunitarios urbanos, talleres y charlas dentro de la misma temática y seguir con su programa de creación de huertos urbano-comunitarios

“Buscamos ampliar la consciencia en la creación de la ciudad: con un mapa y juegos los niños descubren el espacio y la exposición mientras crean sus propias obras y reflexionan sobre estos”, adelantó Soza, comentando que se mantendrán las intervenciones artísticas del colectivo como son el performance, la acrobacia, conciertos y la práctica del graffiti-mural.

La convocatoria para la primera estación Especies de Espacios está abierta hasta el 15 de enero del 2018, la postulación es única y exclusivamente mediante la pagina https://www.elcontenedor.org

Soza explicó que para la selección hay dos instancias: la primera el envío de una declaración que muestre los intereses, los puntos de acción y la forma de pensar del artista y la segunda instancia que incluye la presentación de un portafolio, les permita evidenciar y aclarar la primera instancia.

Los tres seleccionados serán parte de un laboratorio de creación y producción exclusivo para el contenedor con un fondo de Bs 2.000. Estos laboratorios son parte de los procesos de selección y de la convocatoria.

Para Sosa el crecimiento demográfico y económico de Santa Cruz la ha convertido en un crisol cultural, lo cual, según el artista, ha generado un mayor público interesado en la cultura, por lo cual la autogestión ya no solo es un sueño sino una realidad.

“Dado que ARTErias no es, ni busca ser una institución, ver que nuestros propios mecanismos de sostenernos están funcionando es alentador”, añade Soza.

El proyecto El Contenedor es posible gracias al compromiso de algunas instituciones que tienen alianzas estrategias con ARTErias Urbanas como son la Secretaría Municipal de Cultura Patrimonio y Turismo a través del Museo de Arte Contemporáneo; el Centro Cultural Pedagógico Simón I. Patiño y la Alianza Francesa, “quienes juegan papeles importantes y roles específicos para el despliegue de todo lo programado”, finalizó Soza.

MJF/ANF

fuente: 

https://www.noticiasfides.com/cultura-y-farandula/arterias-urbanas-finaliza-el-ano-con-su-proyecto-estrella-el-contenedor-384252