Rumbo a los 10 años de gestión desde la periferia cruceña

NOTA EN EL PERIDOIDCO CORREO DEL SUR

ARTErias Urbanas lanzó el viernes pasado su convocatoria que esta abierta para la participación de artistas nacionales e internacionales. ¿De que trata? El Contenedor, como su nombre lo indica, busca contener –no solo como espacio físico sino también simbólico- a las diferentes líneas de acción que se articulan desde el colectivo donde la formación, la reflexión y la toma del espacio público ponen al arte como principal motor para la transformación social.

“Invitamos a artistas bolivianos y extranjeros que trabajan en el campo del arte contemporáneo, a enviar postulaciones para realizar una obra dentro de la exposición ESPECIES DE ESPACIOS en El Contenedor estacionado en el Parque Autonómico en Santa Cruz de la Sierra”, explica Oscar Soza, miembro del colectivo.

conteiner.jpg

Hace unos meses atrás, ha inicios de este año se vivió una absurda rencilla en un grupo de whatsapp cruceño denominado “Gestores Culturales” en Santa Cruz, en el debatían si los integrantes de ARTErias Urbanas era “gestores culturales” o “solamente promotores culturales”. Mientras esto sucedía en esa plataforma virtual, en el barrio Jardín ubicado entre el 4to y 5to anillo de la Radial 26 se organizaba el Manifiesto Urbano, una de las principales actividades que coordina el colectivo ARTErias Urbanas, donde empodera e inserta en una dinámica artística y cultural a los jóvenes de este como otros barrios de la periferia cruceña.

Sin necesidad de nombres o cargos públicos el colectivo trabaja desde hace ocho años gestionando espacios, eventos y políticas que tienen que ver con el quehacer cultural en Santa Cruz, demostrando ser uno de los grupos más activos de Bolivia, llegando a armar redes no solo entre la periferia y el casco viejo cruceño sino también con otras ciudades de Bolivia y el mundo.

“Este año nos sorprendió el apoyo y apertura de las instituciones para proyectos que hemos estado gestionando en estos ocho años pasados, un ejemplo fue el Manifiesto Urbano en la última versión realizó sus actividades en conjunto a Cochabamba y La Paz en lo que fue la Ola Urbana”, comenta Soza que destacada la aceptación y vinculación del público.

Para Sosa el crecimiento demográfico y económico de la ciudad la ha convertido en un crisol cultural, lo cual, según el artista, ha generado más espacios culturales pero a la vez un mayor público interesado, por lo cual la autogestión ya no solo es un sueño sino una realidad.

“Dado que ARTErias no es, ni busca ser una institución, ver que nuestros propios mecanismos de sostenernos están funcionando es alentador”, añade Soza.

Otra noticia alentadora es que este 2017 se volvió a habilitar el Galpón ARTErial que se encuentra ubicado en la Radial 26 en el barrio Jardín. En sus primeros seis meses de re-apertura ha sumado diversidad de actividades como ser ciclos de cine, presentaciones de libros, fiesta culturales, conciertos y talleres, entre otros.

Territorio y arte

La gestión de ARTErias Urbanas también tiene al territorio como un campo de acción importante, es así que desde el galpón se articulan las actividades con la Biblioteca Municipal del Barrio Oriental donde trabajan junto a su programa más social y educativo que es la Escuelita de Arte.

“Nuestro rango de acción siempre han sido los barrios donde realizamos las intervenciones colectivas con grafitis murales. También nos relacionados con el centro e instituciones para poder mostrar nuestro accionar. Pero dado que ARTErias no es una persona, sino una colectividad, todos proponen espacios y nos sumamos a otras iniciativas de amigos, es así que hemos participado en proyectos en los contornos de la ciudad, en poblaciones anexas, otros departamentos e inclusive como representantes afuera del país”, comenta Soza.

Además del proyecto El Contenedor que tiene una duración de dos años hasta el 2019, ARTErias Urbanas volverá con el Manifiesto Urbano con una plataforma de formación anticipándose de esta manera a la Ola Urbana.

También el próximo 2018 se potenciará el proyecto audiovisual ART30”.